Puedes Cojerme Si Mamá Te Dejó Con Las Ganas

783
Share
Copy the link

Kendra Sunderland se siente atraída por el nuevo amante de su madre, ansías decirle puedes cojerme, pero no encuentra oportunidad. Julia Ann es una mujer separada que no quiere volver a casarse, solo le interesa divertirse. Ha traído todo tipo de hombre de casa, pero ninguno como Chris Diamond, quien ha despertado tremendo interior en la joven que por ahora, se conforma con masturbarse escuchando cuando tiene sexo.

Mientras ellos sueltan gemidos sin medir el volumen, la rubia se mete dedos bajo tanga negra. Pero en plena cojida una llamada entre en el teléfono de Julia que, por sus responsabilidades, no puede dejar de atender. Es urgente, desde el trabajo, tiene que ir si o si y sin nada de tiempo que perder lo deja solo. Ha llegado el momento esperado para la joven que se emociona al verlo caminar en calzón hacia la heladera.

Oportunidad perfecta, con andar sensual se acercó y le dijo, puedes cojerme. Sonrisa inmediata en el español que aun mantiene palpitando el pene ansioso de sacar la carga acumulada. Besos, cuerpos afirmados, por detrás comenzó a tocar pechos naturales mientras Kendra termina de quitarse el sexy vestido. Allí mismo y de parada lo siente con lengua atrancada entre los papos.

Así le chupas la conchita a mi mamá dice en tono de excitación para luego buscar ver ese palo deseado. Emoción al ver que sale y queda temblando por fabulosa erección que a la boca metió sin pensar. Nunca en sus 22 años le habían usado la boca como vagina, pero de alguna manera le gustó. Lo dejó empuja y presionando labios comenzó a descubrir que se siente muy bien. Baboseada la deja resbalosa por lo que al sentarse de reversa se metió en su cuerpo hasta el fondo.

Precioso triángulo de vellos rubios sobre la rosada bien pelada por debajo. De frente baja lentamente, goza cada centímetro como pocas veces lo hizo. Cara en almohadones levantando la cola para que vea el ano rosado cuantas veces quiere. Está entregada, comprende ahora porque esos gritos de la madre. Una fuerte oleada de movimientos aplastando su cuerpo le dice que está por acabar y con voz temblorosa le ruega que acabe en su cara.