Hija y Madre Cómplices de Infidelidad en Trío

95
Share
Copy the link

Descubrió a la madre con un enorme pedazo en la boca, ahora serán cómplices, siempre y cuando comparta el placer. Poco tuvo que pensar Syren cuando Elektra llegó, menos resistencia puso Isiah Maxwell ante el pedido de la hija. En poco estas dos mujeres se convierten en máquinas de mamar, la nena emocionada ante semejante polla. Así se turnaron bocas y manos, luego coños y tras quedar las rodillas coloradas, mamá hizo lo inesperado. Sujetando el tronco en ebullición apuntó al rostro de la joven intentando embocar algo en la boca.